1
LA FUNCIÓN DE RELACIÓN
Florentino Sánchez Martín


La función de relación se encarga de captar información en nuestro entorno, analizar esa información y responder de una manera adecuada.


En la función de relación intervienen varios aparatos: los órganos de los sentidos, el sistema nervioso y el aparato locomotor.


El sistema nervioso se encarga de recibir información, interpretarla y elaborar una respuesta.


El sistema nervioso está formado por el encéfalo, la médula espinal y los nervios.


El encéfalo controla el funcionamiento de todo el cuerpo. Se encuentra en la cabeza, protegido por los huesos del cráneo.


El encéfalo está formado por: el cerebelo, el cerebro y el bulbo raquídeo.


El cerebro controla los actos voluntarios, almacena datos y experiencias y está relacionado con los sentimientos.


El cerebelo coordina los movimientos y mantiene el equilibrio.


El bulbo raquídeo comunica el encéfalo con la médula espinal. Controla la actividad de los órganos internos.


La médula espinal es un órgano que se extiende desde el encéfalo al final de la espalda. Se encuentra en el interior de la columna vertebral. Ordena los movimientos reflejos.


Los nervios comunican el encéfalo y la médula espinal con todos los órganos del cuerpo.


Los nervios pueden ser nervios sensitivos y nervios motores.


El aparato locomotor está constituido por los músculos y los huesos. Se encarga de los movimientos y desplazamientos del cuerpo.


El sistema esquelético es el conjunto de todos los huesos y cartílagos del cuerpo. Los huesos se unen en las articulaciones.


El sistema muscular es el conjunto de todos los músculos del cuerpo. Los músculos se unen a los huesos mediante los tendones y hacen que se muevan.