1
LA VIDA EN HISPANIA
Flornetino Sánchez Martín


Los romanos fundaron muchas ciudades en Hispania que imitaban las costumbres romanas. Entre ellas están Tarraco ( Tarragona), Emerita Augusta (Mérida) o Caesar Augusta (Zaragoza). Las ciudades estaban amuralladas con calles rectas y la parte principal era el foro.


Los romanos construían con piedra, cemento y hormigón.
Había diferentes edificios, como los anfiteatros, teatros, circos, termas y templos.
También construyeron arcos de triunfo, calzadas, puentes y acueductos.


La mayoría de la población vivía en el campo, cultivando la tierra o cuidando el ganado.
Los campesinos y esclavos trabajaban la tierra y cultivaban trigo, vid, olivo, frutales, verduras y legumbres.




Los romanos ricos poseían villas, que eran grandes casas de campo, donde vivían los propietarios y todos sus criados.


La sociedad hispanorromana estaba organizada en personas libres y personas esclavas.


Las personas libres eran los que tenían derechos, podían formar parte del gobierno, votar en las elecciones y ser propietarios de tierras. Las había muy ricas y poderosas (patricios) y otras más humildes, como los artesanos y los pequeños comerciantes y propietarios agrícolas (plebeyos).



Los esclavos no tenían ningún derecho y eran propiedad de algún hombre libre.
Trabajaban en el campo, en el servicio doméstico, en las minas o como gladiadores en el circo.


En las ciudades, los romanos vivían en insulae o en domus.
Las insulae eran las viviendas de los plebeyos y en ellas vivían varias familias.
Eran edificios de varios pisos y en la parte baja había comercios.
Se construían de madera y con materiales de poca calidad.


En las ciudades, los romanos vivían en insulae o en domus.
Las domus eran las vivienda de los patricios y en ellas vivía una sola familia. Las habitaciones se distribuían en torno a un patio central y tenían un amplio jardín.


Los hombres usaban una túnica hasta las rodillas con mangas cortas y ceñidas a la cintura y se calzaban sandalias.
Las mujeres utilizaban una túnica hasta los pies llamada stola, sobre ella llevaban un chal y un velo.