1
EL NEOLÍTICO
Florentino Sánchez Martín


La prehistoria es la primera etapa de la historia y la más larga. Es un largo período abarca desde la aparición de los seres humanos hasta la aparición de la escritura.


La Prehistoria se divide en dos etapas: La Edad de Piedra y la Edad de los Metales.


La Edad de Piedra empezó hace unos cinco millones de años. Se llama así porque se utilizaba la piedra para fabricar muchos objetos. Se divide en dos períodos: el Paleolítico y el Neolítico.


La Edad de los Metales comenzó hace unos siete mil años. Recibe este nombre porque las personas aprendieron a utilizar metales para elaborar utensilios.


El Neolítico es el período más reciente de la Edad de Piedra, comenzó hace unos 10.000 años. Los seres humanos se hicieron sedentarios y aprendieron a cultivar la tierra y criar animales.


Hace unos 10.000 años, algunos seres humanos aprendieron a domesticar animales, como cabras, ovejas, caballos o bueyes; así nació la ganadería.


Los seres humanos también aprendieron a cultivar plantas, como el trigo o el arroz; así nació la agricultura.


Los seres humanos del Neolítico para cuidar el ganado y los cultivos necesitaban vivir cerca de las tierras cultivadas y de los animales. Por eso se hicieron sedentarios y así nacieron las primeras aldeas o poblados.


Las aldeas se situaron cerca de los ríos para disponer de agua y solían estar rodeadas de una empalizada de troncos de árboles, que servía para defenderla.


En esta época algunas personas comenzaron a especializarse en un trabajo: agricultor, ganadero o artesano.




En esta época elaboraban herramientas de piedra pulida, más afiladas y duraderas. Fabricaron azadas, hoces y molinos de mano.
En el Neolítico se produjeron dos inventos muy importantes: el telar y la cerámica.


El telar. Permitió tejer y confeccionar tejidos con lana o con lino.


La cerámica. Se fabricaba con barro modelado con las manos y cocido en el fuego. Así se elaboraban vasijas, ollas, platos y cuencos para guardar comida, cocinar y beber.