1
EL OLFATO, EL GUSTO Y EL TACTO
Florentino Sánchez Martín


El sentido del olfato nos permite captar los olores.
La nariz es el órgano del sentido del olfato.


En el interior de la nariz está la pituitaria, que es una membrana que capta los olores.

Los olores entran por la nariz, llegan a la pituitaria que reconoce los olores y manda la información al cerebro por medio del nervio olfativo.


El sentido del gusto nos permite captar los sabores.

La lengua es el órgano del gusto.


En la superficie de la lengua están las papilas gustativas, que son las encargadas de captar los sabores.


Las personas podemos reconocer cuatro sabores: el dulce, el salado, el ácido y el amargo.


Los sabores son captados por las papilas gustativas que mandan la información al cerebro mediante el nervio gustativo.


El sentido del tacto nos permite conocer cómo son las cosas que tocamos.

La piel es el órgano del tacto.


La piel recoge las informaciones del exterior y las manda al cerebro por medio de los nervios del tacto.