1
USOS DE LA ENERGÍA
Florentino Sánchez Martín


Las fuentes de energía o recursos energéticos nos proporcionan la energía que utilizamos.


Las fuentes de energía son de dos tipos: Fuentes de energía renovables y fuentes de energía no renovables.

Las fuentes de energía renovables son las fuentes de energía que no se agotan nunca, por mucho que las utilicemos.
El sol, el viento, el agua, la fuerza de las mareas.

Las fuentes de energía no renovables son las fuentes de energía que se agotan a medida que las utilizamos.
El carbón, el petróleo o el gas natural.


Los combustibles fósiles se han formado en el interior de la tierra durante millones de años y pueden agotarse, si los consumimos de forma irracional.


Los combustibles fósiles se extraen en yacimientos. Son el carbón, el petróleo y el gas natural.



Del petróleo se obtienen combustibles, como la gasolina, el gasóleo o el butano; y plásticos.


El gas natural y el carbón se emplean como combustibles y para producir energía eléctrica en las centrales térmicas.


La energía eléctrica se produce en las centrales eléctricas. En ellas se empelan diversas fuentes de energía que se transforman energía eléctrica.


Existen distintos tipos de centrales eléctricas: centrales térmicas, centrales hidroeléctricas, centrales solares, centrales eólicas y centrales nucleares.


En las centrales térmicas se emplean combustibles como el carbón, gas natural o petróleo.


En las centrales hidroeléctricas se usa la energía mecánica del agua al caer.


En las centrales solares se utiliza la energía luminosa del sol.


En las centrales eólicas se emplea la energía mecánica del viento.


En las centrales nucleares se aprovecha la energía nuclear del uranio.



Las personas debemos usar la energía de modo responsable, es decir, usar solo la energía necesaria y sin derrocharla.

El abuso del consumo de energía nos planea dos graves problemas: La contaminación y el agotamiento de los combustibles fósiles.


La contaminación se produce como consecuencia de la quema de combustibles, pues se libera dióxido de carbono que sube a la atmósfera.

Este dióxido de carbono hace que aumente la temperatura de la tierra y se produzca el calentamiento global, que puede ocasionar graves problemas al planeta.


Los combustibles fósiles tardan millones de años en formarse y si los gastamos de manera abusiva, terminarán por agotarse.