1
LOS VISIGODOS
Florentino Sánchez Martín

La Edad Media comenzó en España con la creación del reino visigodo a finales del siglo V.
Mas tarde, en el año 711, el reino visigodo fue invadido por los musulmanes, un prueblo que procedía del norte de África.

Hacia el año 409, el imperio romano estaba muy debilitado y fue atacado por los germanos, unos pueblos que procedían del norte de Europa y a los que los romanos llamaban bárbaros.
Algunos de estos pueblos, como los vándalos, los alanos, los suevos y los visigodos, invadieron Hispania.


Los visigodos llegaron a Hispania a través de los Pirineos y se asentaron en el centro de la Península.

Los visigodos fundaron un reino y establecieron su capital en Toledo. Entre los reyes visigodos destacaron Leovigildo, Recaredo y Recesvinto, que conquistaron todo el territorio de la Península.

Los visigodos dividieron su reino en cinco provincias, llamadas ducados. El reino estaba gobernado por un rey y cada ducado era dirigido por un duque.

El reino visigodo desapareció en el año 711, cuando de rey don Rodrigo fue derrotado por los musulmanes en la batalla del río Guadalete.


La sociedad visigoda estaba formada por nobles y campesinos.


Los nobles tenían el poder político y militar, eran dueños de la mayor parte de las tierras y poseían muchas riquezas.

Los campesinos eran la mayoría de la población.
Algunos poseían sus propias tierras, pero la mayoría trabajaba las tierras de los nobles a cambio de comida y vivienda.

Los visigodos adoptaron la lengua, la religión y las leyes de los hispanos.
Vivían en aldeas y sus casas eran sencillas.
Se dedicaron a la agricultura y la ganadería y eran expertos en la fabricación de objetos con piedras y metales preciosos.

Los visigodos nos han legado sus construcciones y sus obras de orfebrería.
Los visigodos construyeron iglesias sencillas, de pequeño tamaño y realizadas en piedra.
Los visigodos fabricaron muchas joyas con metales y piedras preciosas.