1
LA SOCIEDAD EN LA EDAD MODERNA
Florentino Sánchez Martín



La sociedad de la Edad Moderna estaba dividida en privilegiados y no privilegiados.


Los privilegiados formaban este grupo la nobleza y el clero. No pagaban impuestos, poseían la mayor parte de las tierras y ocupaban los principales cargos políticos.


Los no privilegiados formaban este grupo los campesinos y la burguesía (artesanos y comerciantes).

La burguesía y los campesinos recibían el nombre de pueblo llano. Pagaban impuestos y no podían acceder a los cargos del gobierno.
Los campesinos vivían en la pobreza, mientras que los burgueses poseían muchas tierras y riquezas e imitaban el modo de vida de la nobleza.



La sociedad de la Edad Moderna fue poco tolerante en el aspecto religioso, por eso en 1.492 se expulsaron a los judíos y en 1.609 se expulsaron a los moriscos.

Se conoce como Siglo de Oro el período comprendido entre la mitad del siglo XVI y finales del siglo XVII, por la calidad y abundancia de las obras de arte y de literatura producidas en España.

En la Edad Moderna vivieron en España brillantes escritores.
La imprenta, inventada en el siglo XV, ayudó a la difusión de sus obras.

En el siglo XVI, sobresalieron Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, que escribieron obras de carácter religioso, y el poeta Garcilaso de la Vega.

En el siglo XVII, escribieron sus obras Miguel de Cervantes, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Lope de Vega y Calderón de la Barca.

En el siglos XVIII, destacaron los ilustrados, que reflexionaban sobre los problemas de España, como Gaspar Melchor de Jovellanos.

En arquitectura, en el siglo XVI, se construyeron edificios de estilo herreriano, que se caracteriza por su aspecto austero y su escasa decoración. En el siglo XVII, se construyeron edificios de estilo barroco, con abundantes líneas curvas y decoración recargada. En el siglo XVIII, aparecieron los edificios de estilo neoclásico, que imitaban las construcciones de los romanos.

En escultura, destacan los retablos que decoraban los altares y las figuras religiosas de madera policromada.
Entre los escultores sobresalen Gregorio Fernández, Martínez Montañés, Alonso Cano y Francisco Salzillo.

En pintura, en el siglo XVI destaca El Greco, que pintaba figuras muy alargadas. En el siglo XVII sobresalió Diego Velázquez, el pintor de la corte, que realizó numerosos retratos, cuadros religiosos y escenas de la vida cotidiana; Francisco de Zurbarán, José Ribera y Esteban Murillo. A finales del XVIII, destacó Francisco de Goya.

En el siglo XVIII la ciencia tuvo un gran desarrollo. Se crearon muchas instituciones científicas, como observatorios, museos y jardines botánicos.
También se concedió mucha importancia a la educación y la cultura. Se crearon Academias, como la Real Academia de la Lengua, y Sociedades Económicas, en las que se reunían expertos para reflexionar sobre la economía.