1
LA GEOSFERA
Florentino Sánchez Martín.


En la Tierra se distinguen tres capas: La geosfera, la hidrosfera y la atmósfera.


La geosfera es la parte sólida de la Tierra.
Está formada por los continentes, las islas y los fondos oceánicos.


La geosfera está formada por tres capas concéntricas: la corteza, el manto y el núcleo.


La corteza es la capa más externa de la geosfera. Es sólida y está formada por rocas.
Tiene unos 50 km de espesor y es más gruesa en los continentes que en los océanos.


El manto es la capa intermedia de la geosfera. Tiene unos 3.000 km de espesor.
La temperatura del manto es muy elevada, por lo que algunas rocas están fundidas y reciben el nombre de magma.


El núcleo es la capa más interna de la geosfera. Tiene un radio de unos 3.400 Km. Se compone de hierro y otros metales y su temperatura es muy elevada.
El núcleo se divide en núcleo externo, que es líquido, y núcleo interno, que es sólido.


Las rocas son los materiales naturales que forman la corteza terrestre. Están constituidas por varios minerales.
Existen tres tipos de rocas según su origen: las sedimentarias, las magmáticas y las metamórficas.


Los minerales son las sustancias puras que forman parte de las rocas.
Existen cientos de minerales diferentes.


Las rocas sedimentarias se forman a partir de materiales procedentes de otras rocas o de restos de seres vivos.
Son ejemplos de rocas sedimentarias el conglomerado, la arenisca, la arcilla, el carbón, el petróleo, el yeso o la caliza.


Los sedimentos se depositan en las partes bajas del relieve, se cubren por otros y a lo largo de miles de años forman las rocas sedimentarias.


También se nombran como rocas ígneas o plutónicas.
Se originan por la solidificación del magma. Suelen ser muy duras y en ellas se pueden ver los minerales que las forman.
Son ejemplos de rocas magmáticas el granito, el basalto o la pumita.


Las rocas metamórficas se originan a partir de otras rocas cuando se calientan o se comprimen. El mármol y la pizarra.