1
LA CLASIFICACIÓN DE LAS PLANTAS
Florentino Sánchez Martín


Todas las plantas se clasifican en dos grupos: el grupo de las plantas sin flores y el grupo de las plantas con flores.


Las plantas sin flores no producen flores, frutos ni semillas. Se reproducen por esporas.
Las plantas sin flores son los musgos y los helechos.


Las esporas son unas células especiales que pueden germinar y originar nuevas plantas.
Las esporas tienen una cubierta resistente para protegerse.


Las plantas con flores son las que se reproducen por medio de flores, frutos y semillas.
Se dividen en dos grandes grupos: las plantas gimnospermas y las plantas angiospermas.


Los musgos son pequeñas plantitas que tienen delgadas raíces, un tallito y unas hojas muy pequeñas.
Los musgos viven sobre las rocas, en los troncos de los árboles y en el suelo, siempre en lugares húmedos y sombríos.


Los musgos se reproducen por esporas.
Las esporas se forman en una cápsula que se encuentra al final de un fino filamento.


Los helechos tienen un tallo subterráneo, llamado rizoma, del que salen las raíces y las hojas, que suelen ser bastante grandes y se llaman frondes.
Las esporas se forman en la parte inferior de las hojas en los soros, zonas de color más oscuro.


Las plantas gimnospermas tienen flores muy sencillas, sin cáliz ni corola, agrupadas en conos. No producen frutos, sino que sus semilla se producen en las piñas.


La mayoría son árboles y arbustos de hoja perenne, como el pino, el ciprés, el cedro, el enebro y el abeto.


Las angiospermas son plantas con flores que producen semillas en el interior de una estructura llamada fruto, que las protege.
Las flores son generalmente muy vistosas.


Pertenecen al grupo de las angiospermas la mayoría de las plantas con flores conocidas por nosotros.


Algunas son plantas herbáceas, como la amapola o la margarita; otras son arbustos, como el brezo, la retama o el tomillo; y otras árboles, como el cerezo, el manzano o el olivo.


En las plantas se distinguen las siguientes partes: la raíz, el tallo y las hojas, además de las flores.


La raíz es la parte subterránea de la planta. Sirve para fijar la planta al suelo y para absorber el agua y las sales minerales que necesita la planta para fabricar sus alimentos.
En algunas plantas la raíz tiene además la función de almacenar alimentos, como en la zanahoria o la remolacha.


El tallo es la parte de la planta que sostiene las hojas, las flores y los frutos.
El tallo es el encargado de transportar el agua y las sales minerales desde la raíz a las hojas.


Las hojas son la parte de la planta donde se elabora el alimento. Las hojas son de color verde.
Tienen una parte plana, llamada limbo que se une al tallo a través de un rabillo, llamado peciolo. La cara inferior del limbo se llama envés y la superior haz.


Según la duración de las hojas, las plantas pueden ser: plantas de hoja caduca y plantas de hoja perenne.
Las plantas de hoja caduca pierden las hojas en otoño y pasan si ellas el invierno (Ej.: el cerezo, los chopos, etc.).
Las plantas de hoja perenne mantienen sus hojas durante todo el año (Ej.: la encina, el olivo, el madroño, etc).