1
LA CIRCULACIÓN
Florentino Sánchez Martín


El corazón realiza dos movimientos para impulsar la sangre: la sístole y la diástole.


- Durante la sístole, el corazón se contrae e impulsa la sangre hacia las arterias.
- Durante la diástole, el corazón se relaja y se llena con la sangre que llega por las venas.


La circulación es el recorrido que realiza la sangre por todo el cuerpo para repartir las sustancias nutritivas y el oxígeno y recoger el dióxido de carbono y las sustancias de desecho.






La circulación se realiza en el aparato circulatorio.
La circulación es doble:la circulación pulmonar o menor y la circulación general o mayor.

La circulación pulmonar es el recorrido de la sangre entre el corazón y los pulmones.
Su objetivo es que la sangre coja oxígeno y deje dióxido de carbono.

En la circulación pulmonar, el corazón se contrae y la sangre, cargada de dióxido de carbono, sale del ventrículo derecho hacia los pulmones, por las arterias pulmonares.

En los alvéolos pulmonares la sangre deja el dióxido de carbono y recoge el oxígeno. La sangre cargada de oxígeno llega a la aurícula izquierda del corazón, por las venas pulmonares. De la aurícula pasa al ventrículo izquierdo.

La circulación general es el recorrido que realiza la sangre por todo el cuerpo. En este recorrido la sangre lleva oxígeno y nutrientes y retira el dióxido de carbono y los desechos.
En la circulación general, la sangre oxigenada pasa de la aurícula al ventrículo izquierdo.


El ventrículo izquierdo se contrae e impulsa la sangre fuera del corazón por la arteria aorta y llega a todos los órganos del cuerpo. Allí deja el oxígeno y los nutrientes y recoge los desechos y el dióxido de carbono y vuelve por las venas cavas a la aurícula derecha del corazón.