1
FUENTES DE ENERGÍA
Florentino Sánchez Martín

Las fuentes de energía son los recursos naturales de los que obtenemos la energía que empleamos. También se les llama recursos energéticos. El sol, el viento, la leña, los alimentos y el carbón.


Las fuentes de energía pueden ser: fuentes de energía no renovables o y fuentes de energía renovables.


Las fuentes renovables de energía son las que no se agotan cuando se usan porque se producen continuamente.
Las fuentes renovables más importantes son el viento, el agua, el sol, el calor interno de la Tierra y la biomasa.

El Sol emite energía en forma de luz y calor.
- La luz se capta mediante placas solares fotovoltaicas y se transforma en energía eléctrica.
- El calor se capta con colectores solares y se usa para calefacción y agua caliente y se puede transformar en energía eléctrica.

El viento tiene energía mecánica. Se llama energía eólica.
- La energía eólica se aprovecha en las centrales eólicas para producir electricidad.
- Los aerogeneradores son grandes molinos que producen energía eléctrica cuando los hace girar el viento.

El agua en movimiento tiene energía mecánica, llamada energía hidráulica. Se aprovecha en las centrales hidroeléctricas para producir energía eléctrica.

El calor interno de la Tierra. La energía interna de la Tierra se llama geotérmica.
Se puede aprovechar directamente para calentar agua o para la calefacción o se puede transformar en energía eléctrica.

Son los restos de seres vivos, como la madera, la paja o las heces de los animales. La biomasa contiene energía química que se puede transformar en energía eléctrica o térmica o transformarse en combustibles.

Las fuentes no renovables de energía son recursos naturales que se agotan a medida que se utilizan. Hay dos tipos: los combustibles fósiles y los materiales radiactivos.

Los combustibles fósiles. Son el carbón, el gas natural y el petróleo.
El gas natural y el carbón se emplean en las centrales térmicas para producir electricidad o se utilizan para la calefacción de las viviendas.

Del petróleo se obtienen productos, como la gasolina y el gasoil, que se emplean como combustibles en el transporte, para la calefacción y en las centrales térmicas para la producción de electricidad.

Los materiales rediactivos son sustancias de origen mineral, como el uranio y el plutonio. Se utilizan en las centrales nucleares para obtener energía eléctrica.