1
REPRODUCCIÓN SEXUAL DE LAS PLANTAS
Florentino Sánchez Martín


Las plantas tienen dos tipos de reproducción: la reproducción asexual y la reproducción sexual.


En la reproducción asexual intervienen partes de la planta distinta a las flores.
La reproducción asexual de una planta tiene lugar por tubérculos, bulbos, estolones o esquejes.




En la reproducción sexual intervienen las flores y las semillas.
Las flores tienen una parte masculina (los estambres) y una parte femenina (el pistilo).


En una flor se distinguen las siguientes partes: El cáliz, la corola, el androceo y el gineceo.


El cáliz está formado por un conjunto de hojas llamadas sépalos.
Los sépalos son hojas de color verde que protegen a la flor.


La corola está formada por un conjunto de hojas llamadas pétalos.
Los pétalos son hojas de colores cuyas funciones son atraer a los insectos y proteger a la flor.


El androceo es la parte masculina de la flor.
El androceo está formado por un conjunto de piezas llamados estambres.


Cada estambre está formado por un filamento en cuyo extremo hay una pequeña bolsita, llamada antera, que contiene los granos de polen.


El gineceo es la parte femenina de la flor.
El gineceo está formado por una o varias piezas llamadas carpelos o pistilos.


Cada carpelo o pistilo tiene tres partes: ovario, estilo y estigma.
En el interior del ovario están los óvulos, a partir de los cuales se formarán las semillas.


La polinización es el transporte de los granos de polen desde los estambres hasta el pistilo.


La polinización puede ser: polinización directa y polinización cruzada.




En la polinización directa el polen de los estambres de una flor cae en el pistilo de esa misma flor.


En la polinización cruzada el polen de los estambres de una flor cae en el pistilo de una flor de otra planta de la misma especie.

En La polinización por los insectos, los insectos llevan el polen de una flor a otra, atraídos por sus colores o por su néctar.
El polen se pega en su cuerpo y pasa de una flor a otra.



En la polinización por el viento, el viento arrastra los granos de polen de unas flores a otras.

La fecundación es la unión de los granos de polen y los óvulos, para formar las semillas.
Cuando el grano de polen llega al pistilo se desarrolla y crece hasta llegar al óvulo, uniéndose con éste. De este modo se forma la semilla.

La germinación es la transformación de las semillas en una nueva planta.
Cuando una semilla cae al suelo, si hay humedad y temperatura adecuada, germina: la semilla se hincha y se abre la cubierta que la rodea, el embrión comienza a crecer y sala la raíz y un tallo, que al crecer dará lugar a una nueva planta.