1
LA RESPIRACIÓN
Florentino Sánchez Martín


Durante la función de nutrición las células del organismo necesitan oxígeno que toman de la sangre y producen dióxido de carbono que se vierten a la sangre.

La respiración es el proceso que sirve para obtener el oxígeno del aire y expulsar el dióxido de carbono. Se realiza en el aparato respiratorio.

Los movimientos respiratorios permiten que el aire entre y salga de nuestro cuerpo. Son dos: la inspiración y la espiración.

- Durante la inspiración, la caja torácica se expande y los pulmones se llenan de aire.
- Durante la espiración, la caja torácica se contrae y el aire sale de los pulmones.

En los movimientos respiratorios intervienen varios músculos: el diafragma, los músculos intercostales y los músculos abdominales.

El intercambio de gases se realiza en los alvéolos pulmonares:
- El oxígeno pasa de los alvéolos a la sangre.
- El dióxido de carbono que hay en la sangre pasa al interior de los alvéolos y se expulsa al exterior.