1
SOCIEDAD Y CULTURA EN AL-ÁNDALUS
Florentino Sánchez Martín

El islam es la religión de los musulmanes. Se originó en la península arábiga en el siglo VII. Allí, en La Meca, Mahoma comenzó a predicar la existencia de un solo dios, Alá. Esta doctrina se recoge en el Corán, que es el libro sagrado de los musulmanes.

Todos los musulmanes tienen que cumplir cinco obligaciones: Reconocer a Alá como único dios y a Mahoma como su profeta, orar cinco veces al día, peregrinar a La Meca al menos una vez en la vida, ayunar durante el mes de Ramadán y dar limosna a los necesitados.


Los musulmanes acuden a las mezquitas a orar y a estudiar los preceptos de su religión.

Tras conquistar de la Península, los musulmanes fueron tolerantes con los cristianos y los judíos y les permitieron seguir practicando su religión y sus costumbres. Por eso muchos permanecieron en al-Ándalus.

La sociedad de al-Ándalus estaba formada por personas de distintas religiones:
- Los musulmanes.
- Los muladíes.
- Los mozárabes.
- Los judíos.

- Los musulmanes eran el grupo más poderoso. Ocupaban los cargos del gobierno y eran propietarios de las mejores tierras.
- Los muladíes eran los cristianos que habían aceptado la religión musulmana, para mantener sus posesiones.

- Los mozárabes eran los cristianos que siguieron practicando su religión.

- Los judíos eran una minoría. Vivían en barrios separados.

En al-Ándalus las ciudades tenían una gran importancia. Estaban amuralladas y tenían calles estrechas e irregulares.
La parte principal era la medina, donde se situaban los edificios más importantes como la mezquita y el alcázar y el zoco.

Las más importantes eran Córdoba y Sevilla.
En las ciudades vivían muchos artesanos y comerciantes.


Los artesanos trabajaban la seda, los metales, el cuero y la cerámica. Elaboraban los productos en talleres y los vendían en el zoco.


Los comerciantes vendían los productos anteriores en todo el mundo a cambio de oro y esclavos.

Las tierras de cultivo rodeaban las ciudades y una gran parte de la población se dedicaba a la agricultura.
Los musulmanes introdujeron nuevos cultivos, como las alcachofas, las berenjenas, el arroz y los naranjos y nuevas técnicas de cultivo, como el regadío.
Para regar los campos se utilizaron norias y acequias.

Los musulmanes construyeron fabulosos edificios.
Los arquitectos utilizaron materiales como el yeso o el ladrillo y los recubrían con abundante decoración.
Los edificios principales fueron mezquitas y palacios.

En el interior de los edificios había muchas columnas, en las que se apoyaban los arcos que sostenían los techos.
También había abundantes fuentes, estanques o cascadas.

A partir del siglo X, al-Ándalus se convirtió en un gran centro de cultura.
En las ciudades vivían importantes médicos, escritores, astrónomos, matemáticos y filósofos, como Averroes y Maimónides.

De la época musulmana conservamos muchos rasgos en nuestra cultura:
- Palabras y nombres, como alcázar, almena, Guadalajara y Alcalá.
- Platos de gastronomía, como los dulces de almendra.
- Y algunas construcciones, como las casas con patio interior.