1
LA SOCIEDAD EN LOS REINOS CRISTIANOS
Florentino Sánchez Martín

En los reinos cristianos había dos grandes grupos sociales:
- Los privilegiados: Grupo formado por los nobles y el clero.
- Y los no privilegiados: Grupo que estaba formado por los campesinos, artesanos y comerciantes.


El grupo de los privilegidos estaba formado por los nobles y el clero.
Poseían la mayor parte de las tierras, ocupaban los cargos del gobierno y no pagaban impuestos.

La nobleza y el clero
- Los nobles vivían en los castillos y se dedicaban a la guerra y a la caza.
- El clero estaba formado por los monjes y monjas, que vivían en los monasterios, y los sacerdotes y los obispos que atendían las iglesias.


Estaba formado por los campesinos, los artesanos y los comerciantes. Pagaban impuestos.

Los campesinos eran el grupo más numeroso, vivían en aldeas situadas alrededor de un castillo, y cultivaban las tierras de los nobles.
- Los artesanos y los comerciantes vivían en las ciudades.

Los reyes cristianos necesitaban que las tierras que iban conquistando fieran ocupadas por personas que las trabajasen y que las defendiesen. Esta ocupación se conoce con el nombre de repoblación.

Muchos campesinos judíos y mudéjares seguían en sus tierras cuando fueron conquistadas por los cristianos. Además, las nuevas tierras se repoblaban con cristianos venidos del norte y con mozárabes que habían huido de al-Ándalus. En los reinos cristianos convivían cristianos, musulmanes y judíos.

Si los territorios conquistados eran muy extensos y estaban poco poblados, los reyes concedían estas tierras a los nobles o a los monasterios.
Estos extensos territorios se llamaban señoríos.

En los señoríos los dueños o señores administraban justicia, tenían sus propios ejércitos, cobraban impuestos y controlaban a los campesinos que trabajaban para ellos.

En la Edad Media, la mayor parte de la población era campesina y vivía en aldeas. Pero en el siglo XIII, gracias al comercio, las ciudades crecieron.

Las ciudades estaban rodeadas de murallas y tenían puertas que se cerraban por las noches. Se organizaban en barrios o brugos y sus habitantes se llamaban burgueses.

Las calles eran estrechas y las casas de madera.
Tenían una gran plaza, donde se situaba el Ayuntamiento y la catedral y donde los comerciantes vendían sus productos en el mercado.

Las ciudades estaban gobernadas por un consejo en el que participaban representantes de los artesanos y los mercaderes.
Estos consejos son los que originaron los ayuntamientos actuales.

Los artesanos del mismo oficio se agrupaban en gremios y solían tener los talleres en la misma calle. Cada gremio controlaba la calidad y el precio de sus productos.
Los artesanos se dividían en tres categorías: Maestros, oficiales y aprendices.

El comercio fue una actividad muy importante al final de la Edad Media. Los comerciantes o mercaderes vivían en las ciudades e intercambiaban productos en la plaza.
Los mercaderes se reunían en las ferias comerciales, a las que llegaban productos de distintos lugares.

En algunas ciudades importantes se construyeron universidades, que eran centros de enseñanza que daban mucho prestigio a la ciudad. Las primeras universidades españolas se fundaron en Palencia, Salamanca o Valladolid.